Cada vez existen más y más propuestas para intentar hacer un planeta más verde y generar los mínimos residuos posibles. Una forma de hacerlo es reutilizando objetos y materiales que ya han perdido su vida útil. En Monkeyzen ya hemos visto algunos ejemplos originales y algunas otras relacionando la reutilización con la moda, como por ejemplo, un vestido hecho de cables o un libro para aprovechar ropa vieja para crear vestidos alternativos. El ejemplo que presentamos hoy es muy curioso y puede generar alguna que otra controversia estética, ya que hablamos de un vestido hecho con bolsitas de te ya utilizadas.

Se trata de una creación de Grace Robinson, una mujer canadiense de 52 a quien debe gustarle mucho el te y ha tenido la genial idea de ir guardando las bolsitas de te para juntarlas, coserlas y confeccionar un vestido para alguna ocasión especial. Pero no es capaz de hacer un sólo vestido, sino que, reutilizando este residuo consigue crear una colección entera de ropa, zapatos y complementos.

Según explica la propia diseñadora, el proceso de elaboración es muy simple: ella se bebe la tacita de te todos los días, guarda las bolsitas y las deja secar al natural (como se suele hacer con las flores) con las hojas de te dentro. Una vez están secas, Grace las vacía y las cose entre ellas convirtiéndolas en un vestido, unos zapatos o complementos originales y eco-friendly. El color de las prendas varía en función del tiempo que las bolsitas de te lleven secándose.

En total, Grace ya lleva 10 años acumulando las__ bolsitas de te__ para tener suficientes para crear una colección entera que, desde mi punto de vista tiene mucho mérito pero para mi gusto, no es muy favorecedor, pero estoy segura de que Lady Gaga no tendría ningún problema en llevar un vestido de estos en una gala o en alguna de sus apariciones públicas.