Big Crunch (Raumlabor dixit), es un edificio reciclado a partir de un montón de objetos desechados. A primera vista da la sensación que que fuera como un gran imán que hubiera juntado un montículo de materiales, o como si en Darmstadt, Alemania -que es donde está la estructra-, hubiesen sufrido el paso de una tormenta.

Big Crunch

Construida con materiales del hogar, desde refrigeradores a ventanas, muebles y puertas, la instalación sorprende por la manera en la que parece haber sido construida, pero nada más lejor de la realidad, cada objeto cumple su función arquitectónica perfectamente.

El núcleo de Big Crunch se compone de una estructura metálica tubular que se ha envuelto en tiras de entramado de madera. Algunos restos cuelgan para transmitir una sensación anárquica y el centro del montículo presenta una pequeña habitación de madera con aberturas en ambos extremos. Los materiales se colocan en capas para crear un sentido de la orientación caótico y movimiento.

Big Crunch

Tomando elementos descartados por la civilización, Raumlabor ha creado un lugar de encuentro y un foro para conflictos y discusiones. Como el ojo de una tormenta.

Big Crunch

En Monkeyzen hemos visto otros edificios espectaculares también como el creado para subir la moral de los trabajadores.