¿Quién dice que los diseñadores de moda solo se preocupan por sus pasarelas? ¡Para nada! El hecho de buscar cosas bellas o el intentar engalanar lo que se encuentra a nuestro alrededor, no es una obligación, pero a todos nos gusta ver cosas agradables en nuestro entorno. Se sabe que la belleza o lo agradable es subjetivo, todo depende del gusto de cada quién, personalmente yo he notado patrones. En la naturaleza se encuentra el más básico, la combinación de colores que nos da nuestro planeta es hermoso, sencillo y no se le tiene que hacer modificación alguna, pero cuando la creación es artificial, no hay mejor fórmula que basarse en lo orgánico y lo natural para lograr formas y combinaciones agradables para la mayoría de nosotros.

La diseñadora española Agatha Ruiz de la Prada ha diseñado estos coloridos sets de juegos infantiles para Colomer, empresa fundada en el año 1914 por Josep Colomer en Sabadell, un incipiente sector dedicado a la metalurgia pero que fue mermado por muchos años gracias a guerras y batallas. A finales de los años 40, retoma producciones orientadas al sector urbano, específicamente al del mobiliario. Posteriormente se inicia la división de parques infantiles donde la búsqueda de nuevas formas y materiales ha sido constante. Este parque diseñado por Agatha Ruiz de la Prada es uno de ellos, si se fijan, los distintos componentes del parque, están llenos de formas orgánicas y con colores brillantes, ¡todo lleno de energía
!

Colomer apuesta por diseñadores y arquitectos que aportan innovación y diseño como, el estudio Chipperfield de Inglaterra, RGA Arquitectes, Ágatha Ruíz de la Prada, Adriano Desing, Andrés Askenasy, Jonathan Daifuku, Aspecte Paisatge y el paisajista Martiriá Figueres.

El parque está situado en la zona de Pedralbes en Barcelona, dentro de un espacio de 8000 m2.

Colomer incorpora diseños singulares, revive la fundición y propone materiales más sostenibles, creando colecciones para adaptarse a distintos lugares, usos y paisajes.