Todo niño pequeño y no tan pequeño se divierte jugando con los espejos mágicos, aquellos que deforman alguna parte del cuerpo, ya sea convirtiéndote en un enano o bien en una persona delgada y estilizada. En este caso, también se trata de espejos mágicos, por lo que los hace especial es el tratamiento que el artista Ron Gilad les da, convirtiéndolos en divertidas obras de arte.

En la mayoría de los casos, los espejos son simples cristales donde te ves reflejado en ellos, pero no dejan de ser planos y mayoritariamente cuadrados, aunque podamos jugar con el marco y redondeando un poco su forma. Incluso en Monkeyzen hemos visto algunos ejemplos creativos de espejos, pero en este caso el artista israelita afincado en Nueva York, Ron Gilad, ha querido darle otra dimensión a estos espejos.

IX mirrors es el título de esta obra, una serie de diez espejos personalizados y reinterpretados. El trabajo de este artista es sencillo, pero un simple detalle puede convertir un simple espejo en un divertido objeto, como deformar la parte inferior del cuadro y añadirle un muñeco como si levantara el espejo, dibujar un hilo con un globo o añadiendo un agujero como si dentro del espejo tuviera que vivir un ratón.

Divertidas creaciones que convierten cada elemento de esta serie en espejos de fantasía, dándoles vida propia. Podéis pasar por la galería de imágenes para ver algunos de los elementos que forman parte de esta colección.