En los meses recientes, ha habido un gran revuelo por los automóviles eléctricos que se pueden recargar en casa, amigables con el ambiente y desde luego, hermosas piezas de diseño industrial e ingeniería. El Smart fortwo, es un automóvil que lleva un rato en el mercado y que es una excelente alternativa de transporte para grandes ciudades. Por su pequeño espacio, puede estacionarse en cualquier lugar y su bajo consumo de combustible, lo hace un vehículo amigable con el medio ambiente, al menos más que otros autos. Hace unas semanas, Smart presentó una versión eléctrica, que termina de posicionar al pequeño coche como una verdadera alternativa eco-friendly.

Pero seamos honestos, el Smart no es la pieza más atractiva del mercado. Tiene su encanto sí, pero solo un público muy limitado que tiene las posibilidades de comprarlo, se decide por hacerlo. Por esta razón, los fabricantes del pequeño automóvil se pusieron a trabajar en un nuevo rostro para el Smart, que estuviera estéticamente relacionado con las nuevas características de la versión eléctrica.

Smart Forspeed es el nombre que recibe el concepto de automóvil convertible y de dos plazas, qué debutará en el International Motor Show en Ginebra el mes próximo. Smart Forspeed representa el valiente esfuerzo de Smart en convertir el adorable y nerdy Smart Fortwo Electric Drive en algo relativamente rápido, cool y amigable con el ambiente.

El pequeño futurista, carga de cero a 80% en tan solo 45 minutos en una toma eléctrica de 220 voltios y puede viajar hasta 136 kilómetros con una carga completa. El parabrisas cuenta con celdas fotovoltaicas que alimentan con energía solar, el sistema eléctrico de a bordo. En cuanto a la velocidad, evidentemente, no es nada del otro mundo: acelera de 0 a 60 kilómetros por hora en 5.5 segundos y su velocidad máxima es de 120 km/h.

En lo que respecta a la apariencia, es donde las cosas se ponen interesantes. El Smart Forspeed no tiene techo, ventanas laterales, ni manijas exteriores, lo que le da un aire moderno y suave. El interior deportivo —inspirado en el diseño de los aviones— cuenta con un tablero en forma de turbina, una base para colocar el smartphone, una capota para proteger el interior del mal tiempo, interiores a prueba de agua y canales de drenaje que guiarán el agua hacia el exterior.

Algunos podrán decir que no posee grandes especificaciones, sin embargo, me parece lo suficiente para un automóvil diseñado para las grandes ciudades, para evitar el tráfico, los problemas de estacionamiento y moderar el excesivo consumo de combustible. Lamentablemente, parece que Smart tiene miedo que sea un fracaso en ventas, así que no irá a producción. Lo que si harán, será implementar algunas de las características de este concepto a los demás autos de la marca. Una pena, porque me parece que de todos los modelos que posee Smart, este es el más atractivo de todos. ¿O ustedes qué opinan?