Estoy segura de que a todo el mundo se le ha perdido alguna vez un calcetín que ha quedado desaparejado, ya sea en la lavandería o en algún rincón de nuestro hogar. Lo que es seguro es que algunas veces, cuando ya te has olvidado de él aparece o bien lo pierdes para siempre. Durante estos últimos meses, los calcetines han adquirido protagonismo y se han convertido en un producto cool, como ya hemos visto con Happy Socks.

En este caso, se trata de una propuesta de producto muy pero que muy graciosa. Se trata de un paquete de calcetín individual, que se vende desaparejado, para que puedas hacer uso de él cuando te quede un conjunto desaparejado o bien para utilizar en las distintas maneras que proponen sus creadores, Camille McMorrow y Bruno Zalum.

Con un packaging muy contemporáneo y un calcetín muy neutro, The Return of the Lost Sock es la propuesta de estos dos estudiantes de diseño, quienes han encontrado la solución para aquellos casos en que un calcetín queda desaparejado. Cada una de las prendas va acompañado de un paquete de cartón que propone distintos usos (algunos de ellos bastante absurdos) del calcetín individual, entre ellos, ponerselo a un pulpo.

Sin duda el trabajo de estos estudiantes de diseño es un guiño al hecho común de perder calcetines. The Return of the Lost Sock es gracioso para regalar a algún despistado y desordenado, pero lo más eficaz cuando has perdido el calcetín es guardarlo un tiempo hasta que encuentra el otro o, directamente, comprar otro par.