Miniaturas hemos conocido muchas, desde diminutas esculturas del tamaño de un glóbulo rojo, hasta casas para muñecas en las que muchas personas invierten esfuerzo y tiempo, para mantener estos pequeños hogares decorados. Se han hecho tan populares las figuras en miniatura, que de hecho hay trucos de fotografía y vídeo que hacen ver al mundo real, como una sofisticada maqueta mecánica.

La pecera que podemos apreciar en la fotografía es una miniatura, pero a pesar de su tamaño, puede cumplir la función de cualquier otro acuario: contener agua y de esta forma, permitir las subsistencia de algunos animales acuáticos. Creada por el ruso Anatoly Konenko, la pecera más pequeña del mundo no solo está decorada como un tanque real, con sus plantas y rocas artificiales, sino que es el hogar de tres diminutos peces reales.

Su medida exacta es de 30 por 24 milímetros de diámetro, y 14 milímetros de profundidad. Puede contener hasta 10 mililitros de agua y está fabricada de vidrio. Cuenta con una red a la misma escala que permite introducir y retirar a los pequeños peces del estanque. Por el tamaño del contenedor, el agua pierde oxígeno de forma muy rápida, es por eso que el creador ideó una bomba de aire al tamaño de todos los demás objetos, con el fin de mantener a los peces vivos.

La pecera es tan solo una obra más en el basto catálogo de Konenko, quien se dedica precisamente a recrear objetos reales a escalas muy pequeñas. A primera vista puede lucir muy lindo, pero la verdad es que sería un poco cruel mantener a los pecesillos en un espacio tan pequeño. No hay demasiada información en el sitio del creador, pero espero que solo se trate de una demostración de las habilidades técnicas que posee y el tipo de cosas que puede fabricar.