No sé qué percepción del mundo tienen ustedes, pero en México, parece que las cosas solo empeoran. Los ciudadanos estamos en medio de un conflicto entre el ejercito y el narcotráfico, millones de toneladas de verduras y gramíneas indispensables en la dieta de los mexicanos —como el maíz y el tomate— se acabaron por completo gracias a una inesperada oleada de frío, lo que deriva en el incremento en los precios. Si sumamos a esto las situación precaria en que viven muchas personas, situación que los ha orillado a levantarse en armas contra el gobierno de diversos países árabes —Revolución del Jazmín—, ¿tenemos razones para creer en un mundo mejor?.

Coca-Cola cree que sí, que tenemos —al menos— 125 razones para creer en el prójimo y esperar un futuro mejor para las nuevas generaciones. Así que, en un movimiento publicitario muy inteligente, lanzó un libro que engloba estos motivos y nos los presenta en interesantes comparaciones con hechos crudos y reales. Por ejemplo, ¿sabías que hay más vídeos graciosos en internet que malas noticias en el mundo? ¿o que por cada científico diseñando un arma hay un millón de mamás haciendo pasteles de chocolate?

El libro es tan solo una parte de una campaña publicitaria que tiene por objetivo inspirar a los espectadores planteando un futuro mejor y de paso, celebrar los 125 años de presencia mundial de la marca. 4 agencias publicitarias en diferentes partes del mundo se vieron involucradas en el proyecto: las agencias argentinas Santo, SCPF y la mexicana Agencia Roja, quienes se encargaron de la parte creativa, y Grupo W que se encargó de la parte digital.

Diversos artistas de nivel internacional como Jeremyville (Australia), Jaime Hayón (España) y Jorge Alderete (México), participaron en la ilustración de esta compilación, que al parecer, se extenderá a medio digitales como iPad, iPhone y el video viral que podemos aprecia a continuación:

No es la primera vez que Coca-Cola se interesa e involucra en el tema de la felicidad. En 2008 creó en Madrid el Instituto de la Felicidad, que investiga y difunde conocimientos al respecto. Eduardo Punset, uno de los expertos y asesor, menciona:

Sabemos que la felicidad está en la sala de espera. La gente hace mal en empeñarse en la consecución de un objetivo sin disfrutar de toda la preparación, de todos los antecedentes que nos llevan al cumplimiento de ese objetivo.

Me alegra saber que grandes empresas, capaces de difundir un mensaje al rededor del mundo, tengan este tipo de iniciativas, incluso a pesar de que se utilice con un fin publicitario. Personalmente me quedo con un mensaje muy positivo, muchos datos que, de haberlos escuchado antes sin saber la existencia del estudio que los respalda, me serían muy difíciles de creer. Los dejo con una selección de imágenes del libro que pueden revisar completo en el sitio de Coca-Cola y un espacio para la reflexión, después de todo, la meta final de todo ser humano es la felicidad.