Generalmente, todas las editoriales acostumbran enviar sus números de revistas excedentes a reciclaje, para que se fabrique con ellas más papel o bien, para crear otro tipo de objetos como zapatillas deportivas — por insólito que parezca.

En esta ocación, en vez de enviar su merma a reciclaje, los chicos de Fast Company decidieron conservar algunos número para que el diseñador Jens Praet fabricara con ellos algo diferente: una mesa de 1.8 metros de longitud tan funcional como cualquier otra.

No el la primera vez que Praet utiliza este material en sus creaciones, de hecho, en 2007 trabajo en conjunto con Droog —la reconocida marca de diseño Holandesa— para crear mesas de centro y mesitas de noche a partir de hojas de revista. En aquella ocación la colaboración dio frutos avasalladores, ya que lograron agotar el stock de mesas, a pesar de que el precio de cada una rebasaba los 5,000 dólares.

El proceso que inicia con el corte y decoloración de las hojas, dio como resultado la pieza más grande en que ha trabajado Praet jamás. Una vez que la mezcla está lista, se vierte en un molde especial y finalmente se adhiere a la estructura de aluminio que mantiene la mesa en pie.

Las personas dicen que la superficie luce como fideos de arroz. Yo los llamo fósiles de la información. Normalmente estos fragmentos se mantendrían ocultos, pero aquí, reciben una nueva vida.

La mesa de Fast Company, junto con varias piezas de Jens Praet, estarán en exposición (y en venta) en la Industry Gallery en Washington, D.C., hasta el 26 de febrero. Así que si están interesados en adquirir una de estas inusuales y únicas mesas, no duden en visitar la exposición.