Últimamente, la influencia japonesa es más que evidente, ya lo hemos podido ver en más de una ocasión en Monkeyzen y es que al cultura nipona se deja ver en todos los campos, ya sea espiritualmente, en la comida, la indumentaria o en el interiorismo, pero lo que todavía nos sorprende más es que podamos ver propuestas que mezclen más de una disciplina. En este caso, se trata de encontrar la comodidad en un sillón hecho de noodles.

Se trata de uno de los  sillones que forma parte de la colección Obsession del diseñador coreano Kwangho Lee y no es que esté hecho de fideos ramen gigantes, pero gracias a su color amarillo y a la forma de los nudos lo convierte en un homenaje a los noodles cuando están empaquetados, con los mismos nuditos y la forma.

El artista comenta que su trabajo está inspirado en sus recuerdos infantiles, ya que creció en una granja y recuerda a su abuelo hacerlo todo con sus manos, eso le inspiró para crear estos sillones, hechos minuciosamente a mano, mezclando una técnica que podría bien ser punto o ganchillo a gran escala. Así pues, cada una de las piezas de la colección Obsession están tejidas a mano utilizando tubos y mangueras para crear este efecto fideos gigantes.

Un trabajo digno de admirar, con el tiempo vamos recuperando y valorando ese trabajo artesanal frente a los objetos hechos a máquina. El caso de Kwangho Lee es un ejemplo de ello, así que si os gusta su trabajo, no dudéis en pasaros por su web y ver todos los elementos que forman parte de su colección y otras creaciones.