No sé si os acordaréis que hace unos mesos os presentamos a Kobi Levi y sus espectaculares zapatos en forma de objetos de la vida cotidiana. Eran auténticas esculturas andantes, ya que el diseñador era capaz de transformar un zapato en un perro, una zapatilla pegada a un chicle, o un carrito de la compra entre otros. Pues bien, este 2011 nos sorprende con tres nuevos modelos que se unen a su ya numerosa colección.

Se trata nada más y nada menos que los zapatos de Olivia de Poppeye, los de Madonna y un curioso tobogán de un parque infantil. Todos ellos sin perder la esencia del calzado, abierto de arriba y con tacón, pero que a la vez, el artista israelita es capaz de convertir esta pieza de la indumentaria en esculturas dignas de ser expuesta en una galería de arte.

El modelo de Madonna para mí es el más gracioso, el este caso, el zapato termina en punta. Está forrado de una tela dorada encorsetada, representando los estrafalarios vestidos de la cantante, el pelo rubio con trenzas y cola de caballo está colocado en la parte trasera y el micro tiene la función de hebilla. Todo ello nos hace pensar que este zapato está dedicado a la gira Blond Ambition Tour de Madona. Una representación más que divertida de la diva del pop.

El personaje de Olivia de Popeye ha sido versionada e interpretada un montón de veces, solo hace falta recordar la botella del perfume de Moschino y Kobi Levi ha querido aportar u propia versión, donde el pelo y el moño se convierte en el tacón y el vestido se termina en la punta redonda del zapato.

El último diseño y el más naíf junto con el de Olivia es el que tienen forma de tobogán de un parque infantil. Lo más curiosos de él es la escalera azul que actúa como tacón. Realmente, todo lo que diseña este artista, nos sorprende, ya sea con un modelo de zapato más sencillo como uno de más complejo. Si os gusta su trabajo, podéis visitar el blog de Kobi Levi y actualmente su colección se encuentra en la exposición Walkable, en Tel Aviv.