Todas las ciudades tienen características propias que las distinguen de las demás. San Francisco, por ejemplo, no solo posee la maravillosa vista del Golden Gate, hermosas fachadas victorianas en sus edificios y los tranvías de cable, sino que también cuenta con más de 50 colinas muy inclinadas que le dan a la ciudad y a las construcciones un aire diferente — además de ser un impresionante ejemplo de lo mucho que nos beneficia la gravedad. Pero, ¿qué pasaría en San Francisco si de repente, estas colinas desaparecieran?

Eso es precisamente lo que se puso a indagar el fotógrafo estadounidense Dan Ng y descubrió que además de que sería mucho más sencillo caminar, estacionarse y jugar a la pelota, por otro lado no existirían los teleféricos, las hermosas vistas y los pintorescos barrios; no habría muchas películas y postales para ver. De hecho, San Francisco no sería San Francisco.

Inclinando un poco la cámara, Dan Ng logró «nivelar» en cierta forma las colinas. La serie de fotografías que podemos ver en la galería nos muestran caprichosamente las calles de San Francisco, pero planas. Afortunadamente no lo son, así que podemos disfrutar lo maravilloso de dos mundos gracias a la lente.

Este proyecto nombrado «The Streets of San Francisco ... But Flat?» dio inicio en el 2006 y como el vecindario de Dan se encuentra rodeado por varias calles inclinadas, ha continuado con el ejercicio hasta la fecha. Personalmente disfruto muchísimo el resultado tan surreal de cada toma, que por un momento nos hace pensar que las construcciones se están inclinando al estilo de la Torre de Pisa. Sin lugar a dudas, una serie muy sencilla pero también, extremadamente creativa.