Es muy divertido andar por la calle tan tranquilo y encontrarse una falsa puerta en un muro. O bien, ir de compras al supermercado y confundir un paquete de cereales genérico con una obra de protesta con la misma estética. O quizás, también te encuentres navegando por el mar y de repente te encuentres con un falso náufrago pidiendo socorro.

Todo esto son intervenciones de guerrilla urbana que hacen sacar más de una sonrisa a quien se las encuentre por el camino. Se trata de Western Imports, una propuesta de Cayetano Ferrer y una forma graciosa de hacer street art, fuera de los típicos graffitis en la pared. En este caso, el artista en cuestión se dedicó a colocar cajas en puntos estratégicos e ir pintándolasde tal manera que quedaran difuminadas con el paisaje

El resultado de estas fotografías tomadas desde una perspectiva muy precisa es tan realista que incluso parece que los paquetes sean invisibles. Esta propuesta de Cayetano Ferrer me recordó a la obra de Liu Bolin, Camouflage, que con sus fotografías el artista sorprendió al mundo del arte y marcó una tendencias y una manera de hacer copiado por muchos artistas.

Con estas cajas camufladas, sería una buena manera de no correr el riego de que alguien se llevara el paquete. De lo que estoy segura es de que más de uno debe haber haber husmeado lo que hay dentro de una de estas cajas estampadas y se la haya llevado bajo el brazo. Podéis ver las distintas versiones de los paquetes camuflados en la galería de imágenes de esta entrada y visitar la web de Cayetano Ferrer para ver más proyectos de este artista americano.