Por el auge de las redes sociales podemos llegar a deducir que nos gusta compartir. Un ejemplo de ello son estos caramelos para compartir a partes iguales de los que hablamos en su día en Monkeyzen. Compartir vidas, fotos, estatus, links, ideas y archivos. Este último elemento es que el ha inspirado la última propuesta de Aram Bartholl, que consiste en instalar puertos USB en distintas paredes de edificios neoyorquinos para que la gente comparta archivos.

Dead Drop es el proyecto de este artista neoyrquino. Una acción que me recuerda una poco a la manera de hacer del crossbooking, para compartir libros anónimamente. En este caso, lo que se trata es de descubrir qué archivos se encuentran en cualquiera de estos 5 USB repartidos por Nueva York. La idea de Aram Bartholl es compartir archivos anónimamente en espacio públicos. Una vez colocado en la pared, la gente puede conectar su ordenador a este puerto, donde encontrarán un archivo readme.txt explicando en qué consiste el proyecto, dejar sus archivos dentro de este puerto USB para que quienquiera pueda descubrir qué contenido esconde y pueda dejar, también, sus archivos particulares.

Evidentemente hay muchas manera más sencillas, rápidas y eficaces de compartir archivos. Sin embargo, esta acción tiene su gracia, ya que lo que resulta motivante es averiguar qué contenido esconden estos puertos USB. Para desvelar esta intriga, solo necesitas acercar tu portátil al muro y conectarlo, teniendo la suerte de no dar con un archivo peligroso (detalle importante que puede amenazar el éxito de esta instalación del artista neoyorquino).

En el blog de Aram Bartholl y en su  Flickr podéis ver más fotos y los cinco sitios donde ha dejado estos usb clavados en la pared. El artista tiene la intención de instalar más puertos usb en más zonas e incluso en ciudades diferentes, pero de momento, solo los podréis encontrar en Nueva York. Así que si estáis por allí y sois atrevidos, podéis compartir archivos con esta iniciativa tan graciosa.