En nuestro tiempo libre, cuando quedamos con los amigos para tomar algo, a veces nos conformamos con quedar en el bar habitual, que sirve de punto de reunión, pero otras veces, nos apetece probar experiencias nuevas y descubrir sitios que nos hagan sentir y disfrutar de ese lugar. A veces, bares en los que cuesta acceder, pro su complicada situación o bien por estar activos  durante una duración determinada, consiguen llamarnos la atención y querer ir a ese lugar. Uno de estos ejemplos es Doghouse, un bar pop up de Sidney con mesas plegables para disfrutar de una copa con los amigos.

Doghouse es una propuesta creada por Rob Dumaresq y Hugh Gurney es un bar efímero ubicado en el area de Darilinghurst, en Sidney, que está inspirado en los Speakeasy, los bares clandestinos de los que ya tuvimos la oportunidad de hablar un día en Monkeyzen. En este caso, el bar no es su ubicación lo que lo hace peculiar, sino la condición de ser un bar con muebles plegables.

Las mesas de este bar efímero son modulares, reutilizables y se camuflan con las paredes cuando se pliegan. Además de estos muebles plegables que caracterizan el lugar, el espacio está decorado con mesas, taburetes y otros objetos vintage, botellas de cerveza y algún que otro material eco-friendly, que junto con la indumentaria de los camareros consiguen recrear un ambiente inspirado en los años 20. Si queréis ver todos estos elementos que ayudan a construir este decorado, podéis pasearos por la galería de imágenes de esta entrada y ver todos los detalles.

No se si este fin de semana alguno de vosotros estáis o tenéis la oportunidad de ir a esta ciudad australiana, ya que si queréis disfrutar de Doghouse, solo está abierto durante 5 días y este Sábado y Domingo son los últimos días. Esta es la pena de los espacio pop-up, su disponibilidad es limitada, pero quizás esta condición es lo que lo hace aún más atractivo y mágico y, quien, sabe, al ser un espacio plegable, quizás lo transportan en alguna ciudad más cerca de nosotros.