Algunas las vemos fuera de los comercios de Japón, otras han salido de dibujos animados muy populares, otras de la organización de eventos deportivos, otras de marcas, de videojuegos o simplemente forman parte del diseño y la estética de una ciudad y de cualquier otra cosa inimaginable. Todas ellas son estatuas 3D que están por todas partes y que, más allá de representar un concepto, han creado toda una cultura fascinante, percibida desde un mundo dulce e infantilizado a su alrededor. Por esto en el cuarto capítulo del Especial Japón hablamos de mascotas.

Ya sabéis que los japoneses se lo toman todo muy a pecho, así que incluso las mascotas desatan pasiones. El caso más extremo y más claro es el de Hello Kitty, creando un coleccionismo que no tiene límites, con productos de todo tipo, como las Dr. Marteens o hasta lata de aceite para el coche, incluso cualquier negocio local tiene su propia mascota.

Así pues, he seleccionado algunas mascotas que ya conocemos, otras que han triunfado en Japón aunque sean extranjeras y otras por la curiosidad de su origen y lo que representan.

Pipo-kun: la mascota policial

Incluso la policía de Tokio tiene mascota. En su caso se llama Pipo-kun y te la puedes encontrar en distintos rincones y señales de advertencia a los habitantes de la ciudad. Parece poco serio, lo sé, pero ¿no creéis que la policía de aquí daría una imagen más divertida y transmitiría más buen rollo entre la población? ¡Además, quizás sea una forma de enseñar a los más pequeños comportamientos cívicos y señales viales de una forma efectiva.

No me imagino un coche de la policía con Pipo-kun estampado en él en la persecución de un ladrón o en un tiroteo, pero me encantaría verlo.

Sato and Satoko

Estos dos elefantitos tienen un origen muy curioso. Los dos triunfan en Japón y es que son dos mascotas muy entrañables. Tanto que existe una práctica muy extendida de coleccionar muñequitos y otros productos relacionados con Sato y Satoko, incluso existe un museo dedicado a ellos! (no os perdáis la web, ¡es una pasada!).

Lo mejor de todo es que su origen no parece ser nada convencional, muy vinculado a los medicamentos, ya que son las mascotas de la empresa japonesa Sato pharmaceutical (de allí que existan unas tiritas tan bonitas como estas). La primera versión de Sato chan apareció hace casi 60 años y desde entonces dan la bienvenida a los clientes de muchas farmacias japonesas.

Domo

A Domo lo hemos visto mil veces dibujado y representado en forma de peluche o en forma de mochila, y es que este personaje también ha sido transformado en merchandising de muchísimas formas, no obstante no es tan fácil recordar cual es su origen, ya que no proviene ni de unos dibujos animados ni de un evento deportivo.

Se trata de la mascota de la televisión pública japonesa y es por eso que aquí sabemos poca cosa de él, solo que siempre tiene la boca bien abierta. Podéis dar un paseo por la web oficial de Domo, las imágenes y la página en si es genial y hay la versión en inglés.

Vallas de las obras en forma de animal

En mi ciudad, un espacio en obras es de lo más feo del mundo. Incluso cuando viajas fuera, intentas evitar hacerte fotos con un fondo con obras. Sin embargo en Tokio no es así. Incluso un espacio en obras resulta mono con estas vallas en forma de animal de la que considero que es la capital de la dulzura.

Estas figuras de animales se utilizan para delimitar las obras en construcción de la ciudad. Existen en forma de monos, de elefantes, de ranas o cualquier otro animal y también se han convertido en símbolos de la capital japonesa. Unos elementos que ayudan a configurar y a imaginarnos como es el paisaje urbano de Tokio.

Anpanman

Este personaje de anime para los más pequeños causa sensación en Japón. Aunque es muy popular en el país nipón, en otros países, entre ellos España, no llegó a cuajar tanto como lo hizo Doraemon. Lo más divertido de Anpanman es que tiene un museo propio, ubicado en la ciudad de Kochi, de donde es originario su creador Takashi Yanase. Llegaron a aparecer hasta 1.500 personajes en la serie e incluso el tren que lleva a la ciudad de Kochi está personalizado con dibujos de Anpanman. Podéis pasaros por el blog de Lost in Japan si queréis conocer el argumento de la serie (os advierto que no tiene desperdicio).

Astro Boy

Fue el protagonista de un manga creado en 1951 por el que dicen fue el padre de esta disciplina, Osamu Tezuka y que luego se convirtió en la primera serie anime japonesa, por eso su éxito y popularidad. Atro Boy es un  robot humanoide con super poderes que, más allá de la serie o el manga, ha sido motivo de inspiración de muchos artistas pop así como una amplia colección de merchandising.

Big Boy

Esta mascota es conocida en todo Norte América, pero no solo despierta pasiones en este país anglosajón, si no en Japón también. El primer restaurante de la cadena Big Boy que se abrió en Japón fue en Osaka en el año 1978, o sea que ya lleva años popularizándose en el país. La única diferencia con el Big Boy americano es que el chico, en vez de llevar una hamburguesa, lleva una plato con un bistec de carne.

Coronel de KFC

Este es otro caso del triunfo de un negocio americano en Japón. Es muy gracioso como de emblemático se ha convertido el personaje que aparece en el logo de Kentucky Fried Chicken, el famoso Coronel Sanders, fundador de la cadena americana de fast food con un pollo riquísimo. La peculiaridad de esta mascota, que te recibe cada vez que entras en alguno de sus establecimientos, es que los japoneses se entretienen disfrazándolo de mil maneras distintas, desde Papa Noel, Samurai hasta disfrazado de Spinderman. Incluso el Coronel Sandler tiene una galería de fotos en Flickr donde la gente cuelga los distintos looks de la mascota de KFC en Japón.

Estos son alguno de los ejemplo de mascotas emblemáticas en Japón que ayudan a construir todo su imaginario naif y dulce muy presente en su paisaje, pero si queréis averiguar más mascotas que causan impacto en la sociedad japonesa, os recomiendo que echéis un vistazo a la página web Idle Idol sobre mascotas, de donde yo he sacado la mayoría de la información. También podéis comprar el libro sobre mascotas japonesas en Amazon. Si queréis jugar un rato, también podéis probar de hacer este test en Facebook, que os dirá qué mascota japonesa sois (a mi me ha salido Afro Ken).