Una de las mejores maneras atravesar Tokio es en bicicleta. Por sus calles, los ciclistas avezados se las ingenian para conseguir atajos por callejones demasiado estrechos para la mayoría de los vehículos, circular a contramano por una calle de sentido único y pasar por alto los atascos de tráfico saltando sobre la acera, si es necesario. Pero la crisis económica y la cultura sustentable están impulsando una creciente popularidad de esta práctica. Y si bien la policía local, aseguran los ciclistas experimentados, tienden a hacer la vista gorda ante estas infracciones de tránsito "menores", los novatos podría extraviarse en las laberínticas calles de Tokio.

Entre la proliferación de diferentes dispositivos GPS para el ciclista aventurero que quiere explorar la ciudad, incluidos los teléfonos móviles que tienen esta función incorporada, nacieron los GPSs exclusivamente pensados para ciclistas: con acceso a las calles estrechas de Tokio, sin que tengan que detenerse a consultar a sus mapas y resistente al agua. Todas estas prestaciones están disponibles en el NV-U35, el nuevo dispositivo que Sony Japón eligió lanzar con el Tokyo Zoo Project, una divertida campaña destinada a descurbir las callejuelas más intrincadas a través de rutas para bicicleta en forma de animales que se han trazado de la ciudad.

Desarrollado por Frontage, el concepto detrás de la campaña es simple y lúdico, y sin embargo se las arregla para ser sofisticado y útil como para atraer a jóvenes urbanos. Cada una de las rutas temáticas que describen la forma de un animal y estás predeterminadas en el gadget tiene un nombre acorde a su especie, por ejemplo, "La jirafa que vino a comparar su altura con Sky Tree Tower". Esa ruta lleva al ciclista por la zona de la torre (que se encuentra actualmente en construcción pero ya impresiona por su altura de casi 400 metros) y se recomiendan varios cafés y lugares de interés turístico para detenerse en el camino.

Actualmente hay diez rutas disponibles en la página web de Tokio Zoo Project, un verdadero zoológico que se extiende por la ciudad. En su faceta interactiva, el proyecto invita a los usuarios a presentar sus propias ideas para las rutas a través de Twitter.

Vía The FWA.