Un coche oxidado y arrugado fue colocado en estos días en el atrio principal del Imperial War Museum de Londres, rodeado por algunos de los equipos militares más poderosos de los últimos 100 años. Llamado simplemente 05 de marzo 2007, el coche es una pieza del artista Jeremy Deller y, antes de que fuera rescatado, el vehículo fue destrozado en un atentado que mató a 38 personas e hirió a muchos más en mercado del libro Al-Mutanabbi, Bagdad, el corazón de la vida cultural e intelectual de la ciudad. Nadie se atribuyó la responsabilidad por el ataque.

El museo, que recibió el carro que es poco probable haya colocado un coleccionista en la sala de su casa, espera que el coche ayude a recordar los efectos de la guerra sobre los civiles. Deller, ganador del Premio Turner de 2004 (uno de los más prestigiosos del arte contemporáneo) dijo que no podía pensar en un mejor hogar que el Reino Unido para la pieza: "Estoy muy feliz de que el museo haya tomado este objeto entre sus colecciones y esté auspiciando esta exhibición tan prominente". Es mensaje es simple: esto es lo que hace la guerra.

Diane Lees, Directora General del museo, dijo:

Es un privilegio trabajar con un artista como Jeremy Deller y estamos muy agradecidos por el conocimiento y el esfuerzo que ha invertido en la adquisición e instalación de esta exposición extraordinaria. Esperamos que resulte un aporte a la reflexión a nuestras colecciones permanentes y animar a los visitantes tener en cuenta no sólo este coche sino todas nuestras exhibiciones.

Vía The Guardian.