Amigos, artistas y holandeses, Lernert & Sander comenzaron a trabajar juntos y encontraron el éxito en un conejito de chocolate, protagonista de un video que ha recorrido la Web. Luego llegaron los proyectos de comerciales, cine artístico, documentales e instalaciones, siempre con la una idea comunicativa clara llevada a cabo de manera simple, en el límite entre el arte contemporáneo y la publicidad. Para el lanzamiento de la nueva tienda especializada en calzado de Selfridges, el dúo holandés transformó siete de los más cotidianos aparatos domésticos en divinas creaciones.

Expuestas a modo de instalación artística en las vidrieras de la tienda departamental de Londres, los objetos en su entorno llaman inmediatamente la atención de los transeúntes: lo que parece un estorbo de gran tamaño en rosa Chanel, en una inspección más cercana descubrimos que se trata de un lavavajillas integrado en el cuerpo de un zapato. Un escobillón se convierte en esta temporada en los cascos de un par de Alexander McQueen; y un par de máquinas de coser son remodeladas en unos hihg hills de Yves Saint Laurent, mientras que dos planchas negras se transforman en stilettos de Stella McCartney.

Queríamos convertir lo que teníamos disponible de inmediato en un calzado sorprendentemente inteligente. Una humorada que entiende la moda como un lugar ideal para escapar de la rutina.

Sus obras, estéticamente expresivas, dotadas de humor y delicadas, son bien recibidas en los medios masivos de comunicación porque llegan a su espectador de una manera sencilla pero muy eficaz. Su obra fue seleccionada para los festivales internacionales en Nueva York, Río de Janeiro y Oberhausen.

Vía Lost At E Minor. Fotos: Lex Kembery.