La enemistad entre los felinos y el mobiliario es un mito. Por lo menos eso demuestra este experimento que realizó la sucursal inglesa de IKEA en su local de Wembley. En una tarea de producción realmente importante, un equipo liberó nada menos que 100 gatos dentro del local en un proyecto llamado Herding Cats, que demostró que "IKEA hace muebles para personas tanto como para gatos" y es un excelente ejemplo de campaña viral que acompaña el lanzamiento de su nuevo catálogo o "cat-alogue".

Los resultados, adorables, emotivos y efectivos se pueden en una extensa galería de fotos que mostramos a continuación y el video del backstage. Nota importante: ningún gato estaba entrenado para televisión ni fue dañado en esta película. Nota 2: los fanáticos de estas mascotas ya están explorando y participando de la página en Facebook de la iniciativa.

Vía Get Cynical.