En el segundo día de Campus Party México tuve la oportunidad de conocer a un personaje muy importante de la historia de las computadoras personales y la tecnología en general: Steve Wozniak. Entre los múltiples gadgets que Steve lleva consigo cuando va de viaje, uno de los más característicos es su reloj de tubos Nixie.

Originalmente estos relojes fueron desarrollados en 1952 por los hermanos Haydu para la Burroughs Corporation y pueden considerarse como los antecesores de los monitores de computadora. Estos relojes funcionan básicamente gracias a 10 hilos conductores con la forma de un número o una letra que se encuentran montados dentro de un tubo de cristal relleno de gas noble y una pequeña cantidad de mercurio. En su época se utilizaron en aviones, submarinos e incluso en las pantallas de la bolsa en Nueva York, pero evidentemente se convirtieron en tecnología obsoleta. Sin embargo y como pasó con diversos dispositivos, en la actualidad han resurgido por la nostalgia y el gusto de los usuarios por los objetos vintage.

Hoy en día es posible adquirir estas piezas que fácilmente podrían encajar en la categoría de steampunk, ya sea en relojes de mano como el de Wozniak o bien, en relojes de base con diferentes configuraciones en fecha, hora, transiciones y hasta alarma. Eso sí, su precio es directamente proporcional a su antigüedad aunque también es posible construir uno DIY.

Vía: Buzz-Beast