No es nuevo lo mucho que nos gusta hablar de re-utilización y reciclaje en Monkeyzen y gracias a esto hemos visto maravillosos proyectos fabricados a partir de la conciencia ecológica, como los monederos Bukemina hechos de tetrabricks o el armario fabricado a partir de puertas . Sin embargo, parece que no todos comparten la pasión por el reciclaje.

Algunos productores de vino de la vieja escuela siguen almacenando y fermentando sus productos en barriles de cedro francés, lo cual ya es de por sí perjudicial para el planeta ya que implica la tala de muchos árboles, pero además se rehúsan a utilizar los barriles más de una vez por miedo a que el producto se contamine. Teniendo en cuenta el precio de uno de estos barriles nuevos -700 dólares aproximadamente-, es impensable destinarlos a la basura o incluso, a usos que no aprovechen su potencial como leña para las chimeneas.

Afortunadamente Fontenay Woods encontró una forma de utilizar este material sin que perdiera su valor -tanto monetario como en la calidad que posee el mismo-, así que lo utilizó para fabricar 3 colecciones de prácticos, pero sobre todo diferentes pisos de madera. La colección Cooperage se caracteriza por mostrar la cabeza del barril remarcando las huellas que se obtienen al mantener los barriles llenos de vino en interiores. La colección "Wine Infusion" coge las piezas de madera sin marcas y muestra la variación de color que se han desarrollado en la madera durante el proceso de fabricación del vino. El resultado es impresionante, además de que agrega características muy divertidas al lugar en dónde se coloca. Práctico, diferente y desde luego, nada barato. ¿Ustedes pondrían en sus casas un piso hecho de material reciclado?

Vía: TreeHuger