No deja de sorprenderme la cantidad de cosas que aplican diseños innovadores a cosas tan comunes. Hace unas semanas les hablé de Plastiki, un bote que se fabricó con botellas de PET y que increíblemente logró recorrer 8,000 millas náuticas. En esta ocasión también hablaré de un bote que no solo logró navegar sobre el agua a pesar de su curioso diseño, sino que sorprendió a los asistentes del Festival Internacional de Arte de Setouchi por el interesante concepto que representaba.

El bote creado por Yasuhiro Suzuki tiene la forma de una cremallera, el cual aprovecha la estela que dejan los vehículos sobre el agua para crear el efecto de un cierre gigante que se extiende sobre el mar. El modelo es una versión a tamaño real de un pequeño modelo que Yasuhiro construyó en 2004 y el cual probó exitosamente en un estanque. La idea surgió con la intención de dividir el mar por una enorme cremallera, logrando a la par conectar los océanos, continentes y pueblos del planeta por medio del arte.

Lo primero que me vino a la mente cuando descubrí esta maravillosa obra fue un estanque en Taiwan que también toma la forma de una cremallera, solo que el proyecto del bote es mucho más interesante ya que aprovecha un efecto completamente natural y le añade un nuevo y maravilloso significado. Actualmente el Bote Cremallera se encuentra en un periodo de prueba para evaluar un posible riesgo de vuelco, así que no se admiten pasajeros externos al equipo del artista. Una pena, ya que estoy segura que muchas personas estarían encantadas de formar parte de esta creativa y móvil obra de arte. ¿A ustedes no les gustaría formar parte de la tripulación del bote?

Vía: Dude Craft