Nos gusta la joyería, eso es un hecho, pero es evidente que hemos tratado de mostrar que es posible fabricar bisutería a partir de materiales alternativos: acrílico, concreto, hojas de libros, merengue y hasta hielo.
Sin embargo, rara vez hablamos de las joyas típicas, fabricadas en oro con piedras preciosas, bisutería que puede ser muy interesante e incluso, generar muchísimo más impacto a los compradores potenciales por el brillo que desprenden estos materiales.

Saggi es una casa de joyas europea que encarna la elegante mezcla de los opuestos -lo clásico en perfecta armonía con la sofisticación moderna- todo queda cuidadosamente manifestado en sus colecciones, que abarcan desde lo vintage hasta el contemporáneo, desde lo clásico a lo romántico. La marca se ha esforzado en preservar y expandir los siglos de legado de la exquisita joyería artesanal de calidad impecable, ofreciendo joyas lujosas que marcan tendencias, que son fáciles de vestir, pero que al mismo tiempo son asequibles para un público bastante amplio. Otra de las características principales del trabajo de esta casa joyera, es que pueden ser del gusto de cualquiera, desde aquellos que buscan formalidad y elegancia clásica, hasta los que prefieren estilos más contemporáneos.

Su última colección es el perfecto ejemplo de todo lo que mencionamos anteriormente. A primera vista podemos presenciar lujosos anillos en dónde el eje central es una piedra maciza, semi-preciosa, enmarcada con adornos de oro y diamantes. Sin embargo, esta piedra es sólo la cubierta exterior de una joya en miniatura. Por ejemplo, una zarzamora oculta se puede apreciar presionando la esmeralda Yakut de color verde, como se puede apreciar claramente en la imagen que encabeza este post. Lo mejor de todo es que el usuario puede cambiar el tesoro cuantas veces quiera y tiene la posibilidad de escoger entre diversas joyas en miniatura, como coronas, zapatillas y mariposas. Estos anillos pueden llegar a ser muy entrañables para las personas, porque pueden resguardar un tesoro y mantenerlo literalmente a la mano. Algo similar a lo que pasa con los camafeos, que siguen siendo populares después de muchísimos años porque son personalizables y porque mantienen cerca de nosotros a nuestros seres queridos. Evidentemente estos anillos son para mujer, pero la casa inglesa también fabrica accesorios para hombre, por lo que nadie se queda fuera. Creo que estos anillos son realmente bonitos y no me cansaría de mostrárselos a todo el mundo si tuviera uno.

Vía: TrendHunter