A los padres modernos les fascina coleccionar cosas referentes a sus hijos: que si el primer riso de cabello, la pulsera del hospital, hasta el cordón umbilical. Si los papás son primerizos entonces la devoción es mucho mas evidente y seguramente nos ha tocado recibir un calendario de fin de año con la foto del bebé de la pareja que nos ha enviado el presente.

Alimentando un poco este colosal amor de los padres hacia sus primogénitos, el diseñador japones Kawamura Hideo Activity utilizó las pequeñas huellas digitales (tanto del pie como de la mano) de los bebés para fabricar sellos y de estar forma, facilitar a los padres la opción de colocar estas huellas en dónde se les ocurriera. Este sello además tiene grabada el nombre del bebé y su fecha de nacimiento, por lo que servirá como recordatorio de un momento tan especial en la vida de toda familia.

A mi la idea se me ha hecho genial porque para empezar la pieza física tiene unos acabados impecables, en color negro y con un barnizado que le da un brillo especial a todo el cuerpo del sello. En segundo término, el empaque fabricado en madera de Paulownia le da un toque extra de elegancia a la presentación del producto. Por último, la variedad de usos que se le pueden dar a las pequeñas huellas: el primer cumpleaños de bebé, alguna celebración religiosa (bautizo, Bar/Bat Mitzvah, etcétera) o incluso, ya pasados los años,puede ser impresa en las invitaciones para la graduación universitaria del ahora infante. Las huellas se ven muy lindas impresas, sin duda, un bonito e inusual regalo para los recién estrenados papás.

Vía: Behance