¿Será que nos volvimos más expresivos? Quién sabe, pero la verdad es que con aplicaciones como Twitter o el editor de estado (status updater) de Facebook, parece que tenemos más cosas que contar que nunca. Y si le prestamos atención a estos tuits y estados de Facebook, nos damos cuenta que compartimos muchas veces emociones, ya no sólo contenido. Ese es el punto de partida de un proyecto que vamos a comentar ahora.

Murmur Study es un proyecto de Christopher Baker en colaboración con Márton András Juhász y Kitchen Budapest. En realidad, se trata de una instalación que consiste en 30 impresoras térmicas (como lo son los terminales que nos dan un ticket después de pagar con tarjeta de crédito). "Éstas impresoras están al pendiente de mensajes de Twitter que contienen variaciones de palabras emocionales comunes". Es decir, mensajes en los que aparecen palabras del tipo argh, meh, grrrr, o ewww, por ejemplo, se van imprimiendo y acaban pareciéndose a una cascada sin fin de mensajes. En el caso de la red, no se sabe del todo el futuro de todos estos mensajes públicos, pero la opinión de los artistas detrás de este proyecto es que deberíamos pararnos un momento y reflexionar sobre nuestra necesidad de expresión y el volumen de ésta. A continuación un video que nos da una mejor idea del proyecto:

Murmur Study from Christopher Baker on Vimeo.