Todos sabemos que si no cuidamos nuestra manera de consumir recursos como el agua o la electricidad, dejaremos un lugar inhóspito para las generaciones futuras. Y claro, para gastar menos electricidad, nos (me) enseñaron a encender la luz al entrar en un lugar y apagarla al salir y poco más. Con el tiempo vimos aparecer bombillas y focos que nos prometen ahorrar energía cuyo color hace pensar que estamos en un comisaría y que vamos a declarar en breve. Dejando esto de lado, si les hablo de ahorro de electricidad es porque el pasado 12 de mayo, Phillips presentó una nueva bombilla que nos permitiría ahorrar un 80% de energía... Veámosla más en detalle.

"Royal Phillips Electronics hoy desvela su bombilla EnduraLED de 12 vatios, el primer sustituto de bombilla incandescente de 60 vatios de la industria. [...] Esto marca un gran avance en el uso de la tecnología LED en aplicaciones cotidianas. Los consumidores tendrán a partir de ahora una alternativa LED a la bombilla incandescente que solían utilizar, que les hará ahorrar hasta un 80% de energía y dura 25 veces más que su centenario predecesor" dice el comunicado que se puede leer en la red. Y sigue: " Cada año, en Estados Unidos, se venden más de 425 millones de bombillas de 60 vatios, que representan aproximadamente 50 % del mercado de bombillas. Según los cálculos de Phillips, este sustituto LED tiene el potencial de ahorrar 32.6 tera vatios-por-hora de electricidad al año, suficientes para alimentar las lámparas de 16.7 millones de casas o 14.4% del número total de casas en la totalidad de los Estados Unidos. Eliminaría también la generación de 5.3 millones de toneladas métricas de emisiones de carbono cada año".

A mi, me parece genial ver una marca como Phillips tenga en cuenta el planeta a la hora de diseñar objetos de nuestra vida cotidiana. No sé si recuerdan la cocina interactiva que presentaron hace unos meses y que iba también en este sentido. La verdad es que el concepto que suelo tener de ciertas multinacionales no es muy bueno, pero con iniciativas como las de Phillips, sólo puedo cambiar de opinión.