En monkeyzen hemos visto manifestaciones de arte urbano de todo tipo pero, esta vez, el movimiento es una forma muy natural de decorar las ciudades, a base de plantas.

Guerrilla Gardering es el nombre que recibe este tipo de street art. Se trata ni más ni menos que de invasiones en rincones de la ciudad donde hay tierra pero no hay plantas. Sus inicios se remontan a los años setenta, pero ahora, en pleno afloramiento de conciencia ecológica esta práctica se ha extendido en distintas ciudades del mundo.

Así que si los grafitis no son lo tuyo pero tienes una gran afición a la botánica y tu jardín se te ha hecho pequeño, este es una oportunidad para dejar tu huella en cualquier rincón de la ciudad. Aunque lo mejor sería fusionar las dos cosas y decorar la ciudad con Moss Graffiti, una pintura de musgo.

Vía: The Storque