Cada vez se ven más objetos curiosos que cambian nuestros comportamientos: nos incitan a ahorrar energía y a llevar una vida más verde en general. Y la verdad, bienvenidas sean estas iniciativas, aunque muchas veces se queden en conceptos y no se lleguen a producir nunca. No sé cual será el futuro de esta lavadora, diseñada por Shang-Che Wu.

Es una máquina de lavar ropa que funciona sin necesidad de conectarla a la corriente eléctrica. La energía provendría del movimiento del pié al empujar el pedal, como si estuviéramos abriendo un bote de basura común. Es una buena idea tomando en cuenta las características primermundistas pero también podría ser una solución para los países emergentes. En éstos últimos, la gente está acostumbrada a lavar su ropa a mano porque su poder adquisitivo no les permite comprarse una máquina, ni tampoco asumir los gastos del agua que una máquina conllevaría. Obviamente, en los países occidentales, este tipo de concepto nos haría ahorrar energía, pues las lavadoras que todos conocemos en Europa, por ejemplo, gastan grandes cantidades de agua y de electricidad.

Viendo las imágenes, no me figuro muy bien las proporciones pero imagino que sirve para unos poquitos kilos de prendas. Me pregunto también, y para acabar, cuantas horas habría que estar empujando el pedal para lavar dicha carga de prendas...