Lo único que se requiere a la hora de comprar un calzado para andar bajo la lluvia es que sea impermeable. Todas las botas de agua están hechas de plástico y por eso, uno de los mejores usos reutilizables de las bolsas de la compra es convertirse en botas de lluvia.

Waste for life es un estudio de Buenos Aires que convierte las bolsas de plástico recolectadas por los Cartoneros (colectivo sumergido en la pobreza que se dedica a recoger objetos entre la basura) en ese tipo de botas, inspiradas en distintos tipos de calzado. De ese modo, con este proyecto se ayuda a mejorar la vida de esas personas y, además, a colaborar con el medio ambiente. Una empresa totalmente social y comprometida.

Lo mejor de todo es que este estudio no tiene ningún problema en compartir su trabajo y proceso de elaboración con todo el mundo, para que, si quieres, puedas confeccionarte tu mismo las botas de agua. Así que en la página web puedes encontrar los materiales utilizados y el patrón para la forma.

El resultado no es nada decepcionante, hasta me atrevería a decir que tiemblen las Hunters. Cuando vi esta propuesta, me encantó y, de hecho, me gustaría tener unas. Las botas parecen hechas de plastidecor, como si pudiera pintar con ellas el suelo.

Vía: Craftzine