Este es un concepto simpático, que todos podremos fabricar nosotros mismos en caso de que nos guste. El proceso sería el siguiente. Se busca en Google Maps el mapa del lugar del que recibirá nuestro correo, se le pone un pin, una etiqueta, y solo haría falta imprimir este mapa. De ahí, doblándolo en forma de sobre, y ya estamos!

A los de ustedes que disfrutan las actividades manuales, estoy segura que les gustará mucho esta idea. A mi, me transporta a esta época en la que fabricaba mis sobres con collages de imágenes de revista y que difícilmente llegaban a su destinatario. Con un mapa de Google, la verdad es que ya no debería extraviarse el correo, si es que las indicaciones aparecen en su exterior.