Una de las grandes formas para comprobar como evoluciona una sociedad es a través de los anuncios comerciales, la publicidad que nos permite ver las características de la vida social de una época específica. El tipo de gráfica, el diseño, el mensaje y la forma de dirigirse al interlocutor dejan entrever el entramado social de un momento específico.

Después de todo, el diseño no es otra cosa que un arte con un fuerte anclaje en lo social. Los símbolos, las formas, la tipografía y todo lo que hace a un diseño responde a un momento particular, o de otra forma no existirían las tendencias y la moda en el diseño.

Para comprobarlo, nada mejor que estos viejos anuncios publicitarios de carácter sexista que en algún momento fueron publicados sin desatar la polémica. ¿Imaginan uno de ellos en un diario de estos tiempos?