La ecuación no termina de cerrar:  cada vez hay más coches en la calle y, además, bueno pues está el valor creciente de los terrenos en la mayor parte de las ciudades del mundo. Teniendo en cuenta ambos problemas un diseñador llamado Baita Bueno ha creado el primer estacionamiento vertical.

Diseñado para ahorrar espacio y aumentar la capacidad de aparcamiento, en este lugar los vehículos pueden estacionar en forma vertical en un ángulo de 90 grados gracias a unas rampas especialmente diseñadas para tal fin que son totalmente seguras a la hora de resguardar el automóvil.

El brasilero además ha añadido un toque especial mediante la integración de un conjunto de paneles solares que permiten recargar a los vehículos eléctricos. Así es como con diseños como éste podemos tener una idea de lo que pueden ser las ciudades del futuro.