Este diseño industrial no sólo es hermoso sino que deja en un espacio mínimo todo lo indispensable para cocinar una cena sencilla. Cada detalle en el momento de armarlo encaja perfectamente y me parece la cocina idónea para un apartamento en el que cada centímetro es valioso y se aprecia una buena comida recién preparada sin demasiada elaboración.

Su forma me parece orgánica y futurista a la vez. Esta belleza en realidad es un sobresaliente ejercicio realizado por Fevzi Karaman, estudiante de diseño industrial en Turquía.

Me encanta la micro cava para tres botellas y cómo la cocina se desliza dentro del escritorio o, como desee verse, el escritorio-mesa cubre a la cocina.

Vía: Fresh Home