La ecología ha marcado el rumbo de algunos nuevos diseños. Y así es como ha nacido esta nueva nevera verde inspirada en los tradicionales frigoríficos usados en África desde hace años.

Apelando al sistema de refrigeración usado en ese continente, Rochus Jacob ha creado una nevera que no necesita electricidad y puede conservar los alimentos gracias a un sistema de evaporación de agua.

En el modelo original básicamente hablamos de dos vasijas de cerámica, una dentro de la otra, con un espacio entre medio de ellas que ha sido rellenado con arena. El usuario sólo debe verter agua en la arena y la evaporación del líquido refrigera la vasija interior. Simple termodinámica aplicada. Luego sólo hay que tapar la nevera con un trapo húmedo.

La versión de Jacobs es algo más refinada y así es como las vasijas son de bioplástico. Por otra parte, en lugar de arcilla se usa espuma de vidrio por lo que la evaporación es más rápida, algo que además favorece a los alimentos dado que la rápida caída de la temperatura impide que se instalen microorganismos.