finger_dance-300x292

El Finger Dance Alarm Clock es, definitivamente, la pesadilla de los que disfrutan de esos "diez minutitos más" en la cama todas las mañanas, ya que la forma de apagarlo es tan endemoniadamente complicada (millones de movimientos de dedos) que no podrán sino desvelarse en el intento.

La verdad es que parece una buena solución a los problemas de muchas personas pero, como dice Axel de Gizmología, lo más probable es que acabe estrellado contra la pared al tercer día.

Eso sí, hasta finales de septiembre no se estrellará ninguno: no hay stock. Tenéis tiempo para pensar si lo queréis o no...