A pesar de que las fotografías digitales tienen prácticamente todo el terreno copado, las cámaras instantáneas están comenzando a ganar cuota de mercado, el mercado de esa gente nostálgica y práctica al mismo tiempo.

Son dos los modelos lanzados recientemente. El primero es de Fujifilm, que se lanza con la Instax 200, una cámara que hace fotografías un poquito más alargadas que las clásicas Polaroid.

El segundo modelo no es una cámara en sí, sino un aplique que se puede instalar en la Diana (¡bravo para los lomógrafos!), que se llama Diana Instant Back y cuesta unos 90 euros.

Vía: Design Milk y Esquizopedia