2053-2

Kate Moss se ha convertido, por derecho propio, en un icono a medio camino entre los años 90 y los drogadictos años '00. Es también un exponente como nadie de la top model venida a menos que se crece con cada golpe que le da la vida y los paparazzis.

Es por ello que hay que honrarla: el hecho de ser pillada esnifando cocaína (que a cualquiera hubiera hundido en la más absoluta de las miserias mediáticas) no sólo le ayudó a conseguir más contratos, sino que se ha convertido en tema para camisetas.

Me encanta el hiperrealismo de esta, en la que se ve que ha esnifado hasta hacer sangrar su pequeñina nariz. Todo un tributo a estas dos décadas.

Enlace: Rumplo | Vía: The Arab Aquarius