Como siempre, en Cyberoptix dan en el clavo. Nunca me cansaré de loar sus maravillas en lo que a corbatas se refiere.

Miren si no esta corbata que rinde un cumplido homenaje a los fantasmas de los comecocos, pero de una forma elegante, nada que ver con el mundo pixelado (que, por otra parte, también nos encanta, pero no se ve tan formal).

El marco que le ponen a uno de los dos modelos es simplemente soberbio, y refuerza aún más la especialidad creativa de cyberoptix.

Enlace: Cyberoptix