¡Nos encanta que esté tan próximo San Valentín! Todo se inunda de corazones, hasta las cosas que menos pensamos que lo podían hacer.

Fíjense si no en esta clásica taza de abuela, que ha sido remoldeada hasta convertirse en un recipiente que convierte en corazón todo lo que alberga en su interior.

En este caso es el café el que hace la forma de corazón, pero podría ser un té rojo o un zumo de naranja... la forma de corazón no se pasa de moda.

Enlace: Bits and pieces