Las mamás y los niños ya podrán disfrutar de sus síndromes de canguros (que siempre llevan a la cría en la bolsa) con estas zapatillas dobles.

No caben 2, sino 4 pies en este calzado tan calentito, listo para que la mami y el nene se miren de frente.

Quizá también es aprovechable para unos primeros pasitos invernales.

Sea como fuere, la forma de las zapatillas es divertidísima.

Enlace: Com Pa Ny