Olvidaros ya del champán rosa, lo último en espumosos para esta navidad es el cava con algunos kilates de oro.

A pesar de que suena muy Hollywoodiense la idea es totalmente española, de una bodega valenciana que ha embotellado semejante delicatessen por el módico precio de 150 euros.

Cada botella lleva un gramo de oro, comestible, por supuesto. Ya utilizaban este "curioso ingrediente" en otras civilizaciones, pero es ahora cuando se le da el toque distintivo de glamour y panojal necesario para disfrutar las navidades.

PD: Parece que a los embotelladores les ha venido grande la publicidad en televisión y todavía no tienen muy preparada la página web.

Enlace: Artesanos del vino | Vía: 20 Minutos